Ya casi no oye. Camina a pasitos de tortuga ayudado por su bastón. Pero sus recuerdos de los años en que fue compañero de equipo de Arsenio Erico en el Club Nacional de Paraguay, siguen intactos.

Veja o texto completo no Impedimento